Al hombre lo animan los impulsos, pero los valores lo restringen

– Viktor Frankl

Reflexiona por un momento en todos los intereses que compiten por tu atención, tu tiempo y tu dinero:

  • Los científicos especializados en alimentación desarrollan productos para explotar tus papilas gustativas.
  • Los ingenieros de Silicon Valley crean aplicaciones tan adictivas como la cocaína.
  • Los “medios de comunicación” fabrican historias para provocar enfado e indignación para manipular a la gente.

Y sólo se trata de una pequeña muestra de las tentaciones y las fuerzas que nos influyen, nos distraen y nos alejan de las cosas que son verdaderamente importantes.

Por suerte, filósofos como Marco Aurelio, del que podéis conocer más en el top de libros sobre estoicismo no estaban expuestos a estas distracciones de nuestra sociedad moderna. Sin embargo, también tenía muchos elementos distractores:

  • La lujuria
  • Los miedos
  • Las habladurías
  • O quizás el más importante, el poder

A todos los seres humanos nos atraen esas fuerzas que cada vez se convierten en más poderosas y tentadoras. La filosofía consiste en poner mucha atención y esforzarse por no ser más que un simple peón ante estas tentaciones. Consiste en poner en juego nuestra consciencia y nuestros valores para evitar que seamos un simple títere. Recuerda.

Al hombre lo animan los impulsos, pero los valores lo restringen

Viktor Frankl

Artículos relacionados

La analogía del perro atado a la carreta

Una de las lecciones estoicas que más nos gusta y que tiene que...

Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, también tienes razón

Henry Ford En una rueda de prensa, el jugador de baloncesto profesional de...

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Add Comment *

Name *

Email *

Website

No te pierdas ninguna actualización

Te mantendremos informado del nuevo contenido de Daily Hero!

X